Consejos, Entrenamiento y Material — 22 mayo, 2013 at 18:02

Mejora tu forma de correr

by

Consejos para correr mejor

La técnica de carrera  es un aspecto que muchos corredores seguimos descuidando. Una mala técnica puede ser el origen de algunas lesiones e incluso de no mejorar nuestros tiempos. Mejorar nuestra forma de correr requiere muy poco esfuerzo y nos proporciona enormes beneficios a corto y largo plazo.

¿Qué hacemos mal?

Estos son algunos de los errores, más comunes, que cometemos a la hora de ejecutar el movimiento de correr:

  • Extensión insuficiente de la pierna al impulsarse: cuando esto ocurre, la potencia enviada no resulta adecuada y el impulso es más suave y precipitado.
  • Saltar con un marcado balanceo vertical: el impulso que damos a nuestro cuerpo no está correctamente compensado y en lugar de transmitirse horizontalmente (para avanzar), se transmite hacia arriba (de tal forma que parecemos saltarines).
  • Movimientos ineficaces de los brazos: a veces movemos de forma excesiva los hombros, por lo que las articulaciones no gozan de la flexibilidad suficiente para realizar el movimiento que el cuerpo te está pidiendo.
  • Cabeza y cuello hiperflexionados: esto suele ocurrirnos cuando estamos ya cansados y vamos dando bandazos con la cabeza hacia los lados.
¿Cómo corregirlo?
  • Hacer ejercicios de técnica de carrera: al realizar estos ejercicios notaremos más fuerza en pies y tobillos, mucha más movilidad articular, mejor eficacia y mayor eficiencia en cada zancada. Pueden ser de asimilación, de aprendizaje o de corrección y se deben realizar en estado de fatiga, después de los rodajes. A veces también se les denomina ‘ejercicios de tobillo’ y algunos de ellos también se engloban en los trabajos de ‘multisaltos’.
  • Correr erguido: mantener la espalda recta es clave para una carrera óptima, y cierto es que muchos corredores van ligeramente inclinados hacia delante, lo que provoca una fuerte presión sobre la rótula, que poco a poco va desplazándose.
  • Brazos y hombros en su sitio: el movimiento de los brazos es determinante para el gasto de energía. El secreto está en mantenerlos ligeramente pegados al tronco, pero nunca hacer un movimiento brusco ni exagerado, lo que también nos puede llevar a dolores de espalda.
  • Aterrizaje insonoro: si cuando corremos por asfalto no escuchamos nuestras pisadas, sabremos que estamos corriendo de forma adecuada. Si oímos el golpeo es porque pisamos con demasiada fuerza y los empactos perjudican aún más nuestras articulaciones. Debemos tratar de correr lo más cerca del suelo posible sin dar zancadas altas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.