Noticias — 30 septiembre, 2013 at 06:43

El keniano Wilson Kipsang vuela en la maratón de Berlín y deja el récord del mundo en 2h:03:23

by

Wilson Kipsang récord del mundo Maratón de Berlín 2013´. Foto AFP. John MacDougall

Kipsang rebaja en 15 segundos la marca conseguida por su compatriota Patrick Makau en este mismo escenario

La maratón de Berlín vuelve a ser el lugar perfecto para batir el récord del mundo. Tras los conseguidos por Sammy Korir y Paul Tergat en 2003, Haile Gebrselassie en 2008 y Patrick Makau en 2011, el keniano Wilson Kipsang rompió este domingo el récord mundial de maratón, al correr la distancia en 2h:03:23. Sus compatriotas Eliud Kipchoge y Geoffrey Kipsang, acabaron segundo y tercero respectivamente.

La carrera anunció desde el principio la posibilidad de que se batiera el récord del mundo, objetivo que Kipsang ya había tenido cerca hace dos años en Fráncfort cuando se quedó cuatro segundos por encima. A partir del kilómetro cinco, todos los tiempos parciales eran mejores que los del último récord del mundo, por lo que los kenianos Wilson Kipsang, Viktor Kipchichir, Eliud Kipchoge y Geoffrey Kipsang, llegaron  a la media maratón a ritmo de plusmarca mundial. El grupo era numeroso y existía el peligro de que empezaran a plantearse consideraciones tácticas de cara a la victoria. En ese contexto, el que tratara de imponer el ritmo ante los otros podía terminar pagando la factura mientras que los otros podían sacar partido de ello en el remate.

El excelente trabajo de las liebres mantuvo el ritmo alto, y al paso por el kilómetro 30, cuando la última liebre acababa de dejar el trayecto, Wilson Kipsang intentó el primer ataque. Sólo Geoffrey Kipsang y Kipchoge lograron mantenerle el ritmo a Wilson Kipsang. En ese momento, ya con sólo tres hombres en punta, parecieron empezar las consideraciones tácticas.

El ritmo seguía siendo alto pero la posibilidad de romper el récord del mundo empezó a parecer más lejano. El segundo ataque de Wilson Kipsang, hacia el kilómetro 35, sólo pudo ser resistido por Kipchoge. Pero otro arreón de Kipsang terminó por despegarlo.

Consciente de que el récord del mundo se alejaba, Kipsang trató de buscarlo en solitario. Los últimos dos kilómetros fueron claves, ya que el viento dejó de soplar en contra y Kipsang, emulando a Paul Tergat en 2003, echó el resto para conseguir, con una media de 2:55 por kilómetro, un nuevo récord del mundo.

La anécdota de la prueba lo protagonizó un ‘estúpido espontáneo’ que se coló en la carrera y recorrió los últimos 15 metros junto a Kipsang, llegando, incluso, a entrar en meta por delante de él.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.