Atletas de leyenda, Historia — 1 febrero, 2014 at 23:25

Said Aouita: la gacela del Atlas

by

Saïd Aouita (Kenitra, 2 de noviembre de 1959)

Si hablamos de los mejores medio fondistas de la historia, no cabe duda de que Saïd Aouita tiene un lugar destacado en ella.

En la década de los 80, el poderío europeo en la milla, especialmente de los británicos, era aplastante. Los Coe, Owet, Cram, Abascal, etc., dominaban el 1.500, hasta que llegó una ‘gacela’ desde el Atlas para hacerles frente. El dominio que Saïd Aouita impuso en el medio fondo durante los años 80 se extendió desde el 800 hasta el 5.000.

Entre 1983 y 1990 ganó 115 de las 119 carreras que disputó. Con unos increíbles metros finales, quedarán para la memoria del atletismo su épicas remontadas. El marroquí ha sido el único atleta que ha bajado simultáneamente de 1:44 en 800 metros, de 3:30 en 1.500 metros, de 7:30 en 3.000 metros y de 13:00 en 5.000 metros. Además, es el tercer atleta, tras Paavo Nurmi y Günder Hagg, en conseguir los récords mundiales de 1.500 y 5.000 metros a la vez. Sin duda, un verdadero prodigio del atletismo.

1983

En los Mundiales de Atletismo de Helsinki se lleva bronce en el 1.500, con 3:42.02, pese a haber acudido con la mejor marca del año (3:32.54). En una carrera lenta para el marroquí, gana el británico Steve Cram, con un tiempo de 3:41.59, y segundo fue el estadounidense Steve Scott, con una marca de 3:41.87. Carrerón de José Manuel Abascal, quinto, tras detener el crono en 3:42.47.

1984

En los JJ.OO. de Los Ángeles no se inscribe en el 1.500 pese a tener la tercera mejor marca de todos los tiempos. Sí lo hace en el 5.000, donde logra el oro, con un crono de 13:05.59. La plata la gana el suizo Markus Riffel, con 13:07.54, y el bronce, el portugués Antonio Leitáo, con 13:09.20.

1985

En el meeting de Oslo gana el 5.000 con 13:00:40, batiendo el récord del mundo del británico David Moorcroft por sólo una centésima; posteriormente, en Berlín, machaca con 3:29.46 la plusmarca mundial de los 1.500, que Steve Cram había establecido tan sólo cinco semanas antes, de 3:29.67.

1986

Se proclama vencedor absoluto del Grand Prix de la I.A.A.F, resultando imbatido en 17 carreras, en 7 distancias diferentes.

1987

Fulmina en París el récord de Steve Cram en los 2.000 metros, con 4:50.81; seis días después mejora el suyo propio en los 5.000 en la reunión de Roma, con 12:58.39.

En los Mundiales de Atletismo de Roma se inscribe en todas las distancias para intimidar a sus adversarios, pero sólo compite en el 5.000, en el que logra el oro con 13:26.44. El portugués Domingos Castro gana la plata, con 13:27.59, y el británico Jack Buckner, el bronce con 13:27.74. Quedará para la historia el último 400 de Aouita, cubierto en unos estratosféricos 52″.92.

Finaliza la temporada con un segundo puesto en una prueba de 3.000 obstáculos (8:21.92, récord nacional), por detrás del especialista italiano Alessandro Lambruschini. Se trata de su primera derrota en 45 carreras desde que en julio de 1985, en Niza, le batiera Steve Cram en un 1.500, en el que ambos rompieron el récord del mundo.

1988

En los JJ.OO. de Seúl, Aouita, en una decisión más que valiente, se inscribe en el 800 y en el 1.500. Sus cuatro victorias veraniegas en las 2 vueltas al óvalo, con una mejor marca de 1:43.86 conseguida en la reunión de Colonia, le avalan.

En la final del 800 plagada de grandes nombres, el keniata Nixon Kiprotich y el brasileño José Luiz Barbosa lideran una primera vuelta enloquecida. Pasan por el 400 en 49″.54, un tiempo demasiado rápido. A falta de 200 metros, el brasileño Joaquim Cruz se pone en cabeza y el británico Peter Elliott y Aouita se van tras él, mientras el keniata Paul Ereng no reacciona. Parece que el oro es cosa del trio de cabeza, pero en un final absolutamente sobrenatural, Ereng esprinta y se cuela entre los tres para conquistar el oro, con una marca de 1:43.45. El brasileño Cruz no puede revalidar el título y acaba segundo con 1:43.90. Aouita, con 1:44.05, se tiene que conformar con el bronce.

La carrera agravó el estado de un tendón dañado del marroquí y, pese a clasificarse para correr las semifinales de los 1.500 metros, Aouita decide no presentarse a ellas. Así, la olimpiada de Seúl acaba con su vitola de imbatibilidad.

1989

Aouita gana todas sus carreras de invierno, incluida la que le da el título mundial de los 3.000 metros en pista cubierta en Budapest, con una marca de 7:47.94.

A principios de ese verano sufre en Sevilla su primera derrota en los 5.000 m desde 1979 a manos del keniata Yobes Ondieki. Pero después gana 19 pruebas consecutivas entre 1.000 y 5000 metros, incluyendo la conquista del viejo récord mundial de 3.000 lisos, del también keniata Henry Rono. Aouita detuvo el cronómetro en 7:29.45, con un último kilómetro corrido a velocidad crucero (2:26.2). Seis de los 10 mejores tiempos en 3.000 metros ya eran suyos.

1990

No compitió.

1991

Sólo pudo acabar 11º en la final de los 1.500 metros de los mundiales de Tokyo.

1992

Pareció volver a su mejor forma (batió el récord del mundo de los 3.000 metros en pista cubierta, aunque no fue ratificado por cuestiones de forma) y en mayo ganó la milla de Nueva York, pero una lesión le impidió participar en los JJ.OO. de Barcelona.

Tras un intento, sin éxito, de volver a las pistas en 1993 y 1995, anuncia su retirada y comienza su carrera como entrenador nacional en Marruecos y en Australia.

Idolatrado en su país, su foto adorna los edificios de Marruecos junto a la del rey Hassan II, y, en su honor, se bautizó con el nombre de L’Aouita al tren espreso que une Casablanca con Rabat.

One Comment

  1. Mohsen Fassi

    El mejor atleta de todos los tiempos. Ha sido y será en la memoria para siempre.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *