Noticias, Sopot 2014 — 9 marzo, 2014 at 07:02

Ruth Beitia logra un bronce con sabor a oro

by

Ruth Beitia

La cántabra consigue el único metal de la delegación española en el Campeonato del Mundo en pista cubierta de Sopot

Ruth Beitia volvió a demostrar su calidad y su espíritu competitivo, en la apasionante final de salto de altura que se celebró ayer en el ‘Ergo Arena’ de Sopot. La española, que buscaba su tercera medalla en un Mundial bajo techo, tras la de bronce en Moscú 2006 y la de plata en Doha 2010, consiguió un bronce con sabor a oro, ya que su salto sobre una altura de 2,00 metros, también le sirvió a la rusa María Kuchina para llevarse el título.

El último cartucho del equipo español para irrumpir en el medallero realizó un concurso impecable. Empezó a competir en 1,85 y continuó en el 1,90, última altura que superaron las ocho finalistas. Sobre el 1,94 cayeron dos eliminadas, y otras dos sobre el 1,97, que dejó en cuatro la lista de contendientes.

Llegaba la hora de la verdad y el listón se colocaba a una altura de 2,00 metros. La polaca Justyna Kasprzycka, que hasta ese momento también llevaba una competición inmaculada, fue incapaz de superarla. Beitia lo consiguía a la segunda tentativa, mientras que la rusa Maria Kuchina y la polaca Kamila Licwinko lo hicieron a la primera.

En ese momento parecía difícil alcanzar la medalla de oro pero, con el listón situado a 2,02 metros, la española aún tenía oportunidad de conseguirla. Después de fallar en sus dos primeros intentos, llegó un magnífico tercer salto en el que el listón pareció por un momento que se quedaría en sus soportes. Tras un ligero cimbreo se fue al suelo, relegando a la española a la tercera plaza del pódium. Kuchina y Kicwinko tampoco pudieron con esta altura, siendo la rusa la que finalmente se llevara el título, al acumular menos nulos en el cómputo general de la prueba.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.