Consejos, Entrenamiento y Material — 8 Septiembre, 2015 at 01:25

¿Cuál es mi zapatilla?

by

Guia para encontrar la zapatilla adecuada a tus características

Las zapatillas de ‘running’ son otro ejemplo de evolución tecnológica aplicada al deporte y, sin duda, el elemento más importante de toda la indumentaria del corredor. Para hacernos una idea, un atleta que acaba una maratón en 3 horas llega a sumar más de 40.000 impactos en cada pie. Este simple dato pone de manifiesto la importancia que tienen las zapatillas para un corredor.

En general, las de las marcas más conocidas ofrecen un buen rendimiento. El único punto diferenciador es la sensación que transmiten una vez puestas y algunas de sus características básicas.

running-zapatillas-conception
Partes de la suela de una zapatilla.
Cuestión de categorías

No todas las zapatillas de correr son iguales, del mismo modo que hay distintos tipos de corredores en función del ritmo de carrera y el peso corporal, dos elementos fundamentales para elegir el calzado adecuado. Las distintas necesidades han dado lugar a tres categorías de zapatillas con unas pocas decenas de gramos de diferencia entre las tres, un rango aparentemente insignificante pero en realidad importante:

  • A1: superligeras o ‘voladoras’
  • A2: intermedias o mixtas
  • A3: máxima amortiguación

Los corredores de mayor peso suelen optar por modelos con una mayor amortiguación (A3), idóneos para proteger las articulaciones del esfuerzo que supone correr durante mucho tiempo. Mientras que los atletas de élite, por su estructura esquelético-muscular y su velocidad de carrera, usan zapatillas ‘voladoras’ (A1). Las intermedias o mixtas (A2) suelen ser las elegidas por corredores livianos que no necesitan de una excesiva amortiguación.

¿pronador, supinador o neutro?

Otra subdivisión del calzado de ‘running’ se basa en las características de la pisada de cada corredor: pronador, supinador o neutro.

En la fase de descenso el peso del cuerpo se descarga sobre el terreno, lo que en la fase de apoyo redunda en un hundimiento del pie hacia el interior. Se trata de un movimiento instintivo, y dentro de ciertos límites completamente natural, con el que el cuerpo amortigua el impacto. En este caso se habla de pisada neutra. Cuando este efecto es excesivo se habla de pronación, que se da cuando el pie se apoya primero en el exterior y después se cierra hacia el interior, mientras que en la supinación ocurre lo contrario.

tipos_de_desgaste copia
Zonas de desgaste según el tipo de pisada.

Todas las firmas deportivas cuentan con modelos de zapatillas fabricados especialmente para compensar estos tipos de apoyo más marcados.

Medio número más…

Es conveniente utilizar medio número más del usado en otro tipo de calzado, para así evitar las ampollas y rozaduras que pueden provocar el excesivo ajuste del pie en la zapatilla. Una manera fácil y eficaz de comprobarlo es, con ellas puestas y bien atadas, intentar introducir un dedo en su interior por la zona del talón. Si entra con relativa facilidad, significa que es tu número correcto.

¿Cuántos kilómetros puedo correr con ellas?

Imaginemos una moto de cross con los amortiguadores en mal estado y el impacto que causarían los saltos en el cuerpo del piloto. Esto es más o menos lo que le sucede a nuestras articulaciones y tendones cuando la suela intermedia de las zapatillas pierde toda su capacidad de amortiguación. En general, y dejando a un lado el tema de la obsolescencia programada, esto suele ocurrir después de correr de 700 a 800 kilómetros, según el modelo. Normalmente el desgaste del calzado va acompañado de otras señales visibles, como la abrasión de la puntera.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *