Verde, rojo, negro, jazmín,…, sus beneficios para la salud se conocen desde hace siglos pero sólo recientemente se han estudiado científicamente sus propiedades. La prestigiosa revista Harvard Medical School publicó en 2004 un artículo reconociendo el potencial de esta bebida como complemento para la salud. Los beneficios del té son múltiples gracias a su alto contenido en flavonoides, un componente vegetal con propiedades antioxidantes.

Pero de entre todas las infusiones, el té verde es la mejor fuente vegetal para ello ya que, al contrario que los demás, tras su recolección no atraviesa un proceso de fermentación, conservando intacta su rica composición de principios activos, en particular de sus catequinas. De ahí que sus propiedades también sean mayores.

En pruebas de laboratorio, resultó más eficaz que las vitaminas C y E, deteniendo la oxidación de las células, y varios estudios han encontrado una relación entre el consumo de té verde y la reducción del riesgo de varios tipos de cáncer, como el de piel, mama, pulmón, colon, esófago y vejiga. Los antioxidantes presentes en el té verde ayudan a reducir el colesterol “malo” e incrementar el “bueno”, minimizando así el riesgo de enfermedades cardíacas al mejorar el funcionamiento de las arterias.

El té verde es una buena bebida para las personas que practican ‘running’, de hecho un desayuno con té verde es ideal para antes del entrenamiento, ya que se asimila más lentamente que otras bebidas, tales como el café, ofreciendonos una energía más duradera. Además, el té verde acelera el metabolismo, lo que ayuda a quemar grasas, haciéndolo ideal para las personas que quieren adelgazar. Es un buen suplemento termogénico para el deporte que no afecta negativamente al sistema cardiovascular y que permite quemar grasas con más facilidad. Su consumo es bueno incluso para los que corren en ayunas, tomándolo poco antes de empezar.

Otra de las ventajas importantes de esta infusión es que ayuda a la recuperación muscular incluso tras entrenamientos intensos. Y es que una de las propiedades del té verde es que mejora la capacidad de resistencia física proporcionando aguante para el deporte. Además, aumenta la oxidación de ácidos grasos en el músculo durante el ejercicio y los antioxidantes que ofrece reducen el nivel de radicales libres que se producen tras los entrenamientos, reforzando y regulando el sistema inmunológico.

Se puede consumir frío o caliente y con algo más, como menta o zumo de limón. Sin duda, el té verde es una infusión muy interesante para los corredores y son cada vez más los que lo toman, incluso tres veces al día.                                                        


Article by Redacción ellocoquecorre.com. Copyright © 2012-2014 El Loco que Corre. All Rights Reserved  .


Tags

 
 

1 Comment

  1. [...] la cafeína: su composición te predispone a la deshidratación. El té verde puede ser un buen [...]

Leave a Comment

 




 

Trackbacks

  1. No a los calambres